Sabías que Guillermo estuvo a un paso de jugar en River?



¿Cómo sería hoy la vida de Guillermo Barros Schelotto si, en lugar de ir a Boca en 1997, se hubiera puesto la camiseta de River? Según Omar Labruna, no tan exitosa.

El exfubolista, hijo del entrenador más ganador de la historia del Millonario, contó que el Mellizo estuvo a un pasito de defender los colores del club de Núñez cuando Ramón Díaz era el técnico y él su ayudante de campo. “A Guillermo lo ofrecieron, dimos el OK y al otro día estaba en Boca“, contó Omar en Arroban y aseguró que en River no le hubiera ido tan bien al actual entrenador de Boca: “Guillermo fue un gran jugador, pero en River le hubiera costado más. Él no era wing derecho pero jugaba por la raya y con Palermo hicieron buena dupla. Nosotros teníamos un fútbol mucho más asociado. Nosotros jugamos con dos puntas siempre, y nosotros como somos River y no Boca, mandábamos por la banda a los laterales”.

Además, el exayudante de Ramón admitió que otros dos futbolistas también estuvieron cerca de La Banda pero que terminaron en el Xeneize. “Antes de que venga Bonano habíamos elegido a Óscar Córdoba, se lo pedimos a la dirigencia y nos respondieron que no daba la plata y que además era un mal profesional”, relató y dejó expuestos a los dirigentes: “Mira cómo te mienten cuando no te quieren traer un jugador, porque después lo conocí y es un tipazo”.



 ¿El otro que eligió La Bombonera? Verón. “Nos reunimos un viernes Ramón, yo, Davicce y su representante, Gustavo Mascardi. Tomamos café, brindamos, quedamos en que el lunes se sumaba a la pretemporada. El lunes apareció en la tapa de El Gráfico con la camiseta de Boca”, contó .

Además, el técnico que actualmente está sin club contó la verdad sobre el epsodio que protagonizó en 2012, cuando chocó en Chile con un taxi mientras dirigía al Colo Colo y dijo que manejaba su mujer. “Tuve una equivocación, pero un poco me llevaron a esa equivocación”. ¿Cómo? “Fue una situación en la que se me cruzó un taxi y choqué, nada fuera de lo normal. Era domingo, yo estaba yendo a concentrar, el martes jugábamos los octogonales en Chile. Llegaron unos carabineros y el fanatismo los traicionó, eran fanáticos de Colo Colo. Llegó al choque el gerente del club en ese momento y charla va, charla viene, llegó también mi mujer. El error que cometí yo fue aceptar eso, yo tendría que haber dicho que no”, reveló y se mostró arrepentido: “Tuve que salir a pedir disculpas, fui un tarado. No di todos los detalles en ese momento porque pensé que los carabineros se iban a quedar sin su trabajo. Quedé mal parado, como si hubiera coimeado a la gente para que dijera eso y fue al revés. Fue el fanatismo, el fútbol te lleva a eso, me vieron a mí ahí, querían ayudarme, se reunieron con el gerente, arreglaron eso, llegó mi mujer, le pidieron el registro y yo acepté, fue el error mío”.

Fuente: Goal.com

Millo, qué opinas al respecto?